header icons
header icons

La Presencia Real de Cristo en la vida y pensamiento de Dorothy Day

Fritz Eichenberg, La Cena del Señor

Tom Loome y su esposa, Karen, son miembros fundadores del Trabajador Católico de Stillwater en Minnesota.

Dorothy Day (1897-1980), fundadora del movimiento del Trabajador Católico, y conocida por su identi-ficación personal con los pobres y desposeídos a través de la práctica de las obras corporales y espirituales de misericordia, vivió su vida con un sentido profundo de la presencia permanente de Dios. Para ella, esta presencia fue verdaderamente “real” y se manifestó de muchas maneras en la liturgia eucarística, en las Escrituras, en la comunidad de los creyentes, en aquellos para los que ella cuidaba.  Pero para ella el mundo era también sacramental en el sentido más profundo, todo lo que existe es un indicador, una señal de la presencia de Dios.

Uno de los temas constantes del Catecismo de la Iglesia Católica es la presencia en nuestras vidas de “el Dios Tres Veces Santo”: amorosamente sos-teniéndonos en la existencia, amorosamente alcanzándonos con su promesa de miseri-cordia y de salvación,  amorosamente llenándonos de Él mismo, santificando y divinizando nuestro propio ser.

Para el Catecismo, también, la presencia de Dios es múltiple, y siempre “real.”

Cuando el Catecismo afirma que “el modo de la presencia de Cristo bajo las especies Eucarísticas es único” y que esta “presencia se llama ‘real’”, se apresura a declarar que el uso de la palabra “real” de la presencia sustancial de Cristo en la Eucaristía no es “para excluir los otros tipos de presencia como si no pudieran ser ‘real’ también” (1374).

Vivimos por lo tanto, en la presencia de Dios.  Simple-mente no hay ningún otro lugar para vivir.  Dios está siempre e infaliblemente presente para nosotros, y esta presencia se manifiesta de múltiples maneras.  Así, la vida de oración es “el hábito de estar en la presencia y en la comunión con Él” (2565) la presencia del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, una presencia viva que rodea y nos abraza “procedente de todas direcciones”(690) y que “no cesa”(732).

Y sin embargo, para Dorothy Day dos modos de la presencia de Dios fueron de suma importancia y cada uno enriqueció y sostuvo el otro: la presencia real y substancial de Cristo en la Eucaristía, y su presencia real en los demás – ambas presencias veladas (1404), ambas experimentadas sólo en la fe, esta última a través de la vivencia del Sermón de la Montaña y en particular de las Bienaventuranzas. Dorothy entendió bien la afirmación conmovedora del Catecismo de que “las Bienaventuranzas dibujan el rostro de Jesucristo y describen su caridad;” (1717).

Presente en palabra y sacramento, Dios también estaba presente para Dorothy Day en sus encuentros con otras personas, en primer lugar dentro de la comunidad de los creyentes, pues sabía bien la espléndida afirmación de San Agustín (citada en el Catecismo, 795): “Nos hemos convertido no solo en cristianos, sino en Cristo mismo, maravíllense y regocíjense: hemos sido hechos Cristo “; en segundo lugar, en el rostro de los pobres.

“Cristo”, ella escribió una vez, “se disfraza bajo todo tipo de humanidad que pisa la tierra.”

Para “ver” en fe  “el rostro de Jesucristo”, en los demás, para experimentar Su pre-sencia en todos los que conoció, es tal vez la gran lección para nosotros de la vida y la obra de Dorothy.  “El misterio de los pobres es esto”, escribió: “que son Jesús, y lo que haces por ellos lo haces para Él.”  Y se deleitaba en la repetición de las palabras de Pedro Claver a alguien que huía de la presencia de un leproso: “No debes irte. No debes dejarlo ir.  Es Cristo”.

“¿Cómo se puede ver a Cristo en los pobres?” a Dorothy se le preguntó. “Y sólo podemos decir: es un acto de fe,  constantemente repetido.  Es un acto de esperanza, que podemos despertar estos mismos sentimientos en sus corazones también, con la ayuda de Dios “.

Había algunos, por supuesto, que acusaron a Dorothy de una visión poco realista y sentimental de los pobres, y para esto ella sólo podría responder: “Que aquellos que hablan de la suavidad, de sentimental-ismo, vengan a vivir con nosotros en las frías casas sin calefacción en los tugurios. Que vengan a vivir con el criminal, el desequilibrado, los borrachos, los degradados, el pervertido (No es el pobre decente, no es el pecador decente, el destinatario del amor de Cristo.)  Que vengan a vivir con ratas, con bichos, chinches, cucarachas, piojos … entonces cuando hayan vivido con estos compañeros, con estas vistas y sonidos, que nuestros críticos hablen de nuestro sentimentalismo.  Como muchas veces hemos citado el Padre Zossima de Dostoyevsky: “El amor en la práctica es una cosa dura y terrible en comparación con el amor en sueños.”

Esto entonces, era una práctica diaria de Dorothy de la presencia de Dios, enraizada en la convicción de que “No sirve de nada decir que hemos nacido dos mil años demasiado tarde para darle un lugar a Cristo.  Tampoco los que vivirán en el fin del mundo han nacido demasiado tarde.  Cristo está siempre con nosotros.  Y dando refugio o alimento a cualquier persona que lo solicite o lo necesita, se le está dando a Cristo .. Porque él dijo que un vaso de agua dado a un mendigo se le dio a él.  Hizo que el cielo de-pendiera de la forma de actuar hacia él en su apariencia de harapiento, frágil, gente ordinaria …. “

Así se transformó la vida de Dorothy Day por el amor en práctica, “algo duro y terrible”, a menudo des-alentador, a menudo ingrato: servir a los pobres, sirviendo en ellos “el rostro de Jesucristo.” Entonces, ¿cómo se sostuvo esa vida?  A través de la presencia de Cristo en la Eucaristía.  Allí también estaba verdaderamente presente.  Allí también, aunque velado, estaba él para “verse”.  Y es por eso que Dorothy Day comulgaba a diario, experimentando en la celebración de la Misa de las múltiples presencias de Cristo, del cual el Catecismo habla (1373):  “Cristo Jesús … está presente de muchas maneras en su Iglesia: en su Palabra, en la oración de su Iglesia … en los pobres, los enfermos y los encarcelados, en los sacramentos … en el sacrificio de la Misa, y en la persona del ministro.  Sin embargo, “Él está presente sobre todo en las especies eucarísticas”.

“Para mí, la Misa, solemne o leida, es gloriosa”, escribió Dorothy, “y creo que aunque sabemos que no somos más que polvo, al mismo tiempo, sabemos también, y con toda seguridad a través de la Misa, que somos poco menos que los ángeles, que, efectiva-mente, no soy yo, sino Cristo en mí adorando y en Él todo lo puedo, y sin Él nada soy.  Yo no me atrevería a escribir o hablar o tratar de seguir la vocación que Dios me ha dado, para trabajar por los pobres y por la paz, si no tuviera la certeza constante de la Misa”  O, en otro lugar: “Creo que la Misa y la Comunión diaria son esenciales.  Yo no creo que pueda seguir viviendo sin eso.  Creo que cuando la gente va a Misa todos los días y recibe la Comunión diaria son más felices, están más dispuestos a lo que Dios quiere de ellos”.

Esto es, pues, “la Presencia(s) Real de Cristo en la Vida y el Pensamiento de Dorothy Day.”  Ella es una guía y ejemplo, una inspiración y una maestra: en su amor apasionado por Cristo, siempre presente, pero sobre todo en la Eucaristía y, alimentada por ese Pan de Vida, reconocido en el rostro de la humanidad.

Reimprimido de periódico de la Comunidad del Trabajador Católico de Stillwater.

 

El Trabajador Católico de Houston, Vol. XXXIV, No. 5, noviembre-diciembre 2013.