header icons
header icons

La inmigración, la mano invisible de los agro-negocios, y los campesinos

Mark Muller es el Director del Food and Community Fellows Program del Institute for Agriculture and Trade Policy

Hace un año y medio, Don Lassus escribió una reseña del libro Tomatoland  en el Trabajador Católico de Houston.  Este artículo enfoca las cuestiones relacionadas con el maltrato a los trabajadores agrícolas de Immokalee, Florida, en el contexto más amplio de la reforma migratoria.

Las llamadas a la reforma de inmigración por parte de la Administración de Obama y miembros del Congreso difieren en gran medida en su énfasis.  Opiniones a la derecha hacen énfasis en la seguridad fronteriza y penalizan a los inmigrantes indocumentados, mientras que las opiniones de izquierda favorecen los caminos a la ciudadanía y reconocen los beneficios económicos de la inmigración. Cualquier reforma que surge probablemente tendrá componentes de todas estas cosas.

Pero sospecho que lo que sucede con la política de inmigración, tendrá poco impacto en el flujo de inmigrantes que trabajan por poco dinero y muchas veces en condiciones deplorables en los campos agrícolas de EEUU.  Algunos componentes de nuestra economía son simplemente demasiado consecuentes para la reforma.

Una delegación de líderes de la justicia de alimentos irá a Immokalee, Florida esta semana para apoyar el trabajo de la Coalición de Trabajadores de Immokalee (CIW) y terminar con la explotación de los trabajadores en los campos de tomates de la Florida.  CIW ha disfrutado de un éxito notable en el reconocimiento de los derechos de los trabajadores del campo, pero muy poco de ese éxito se debe al reconocimiento del gobierno de las atrocidades que se han producido en los campos agrícolas y las políticas que han contribuido a esa explotación.  En lugar CIW ha tenido que confiar en obligar a los compradores de tomates de la Florida, compañías como McDonalds, Taco Bell y Trader Joe’s, a firmar un acuerdo para comprar tomates cultivados con prácticas laborales menos explotadoras.

Tal vez tenemos que llegar a la conclusión de que la reforma política incremental simplemente no funciona a la sombra del poder agro-industria.  La explotación de la mano de obra agrícola ha sido reconocida desde hace décadas, pero la política federal del trabajo se ha mantenido prácticamente intacta.  La especulación financiera ha tenido un impacto devastador en la seguridad alimentaria, pero las reformas eficaces, como un impuesto sobre las transacciones financieras no han tenido ningún éxito.  Y el proyecto de ley agrícola sigue siendo en gran parte un vehículo para que los comerciantes de granos y los procesadores mantengan un suministro abundante de productos agrícolas de bajo precio.

Así que cuando se trata de la reforma de los insumos críticos del negocio agrícola – materias primas agrícolas baratas, mano de obra barata y el capital que fluye libremente – no se trata de prodeder con gran discreción..  Cambios en la política finalmente van a suceder, pero requieren una gran visión y convincente. Al considerar la reforma de inmigración, debemos apren-der una lección de la Coalición de Trabajadores de Immokalee y no conformarnos con pasos de bebé.  La mano de obra inmigrante explotada debe convertirse en una cosa del pasado.

Trabajador Católico de Houston, Vol. XXXIV, No. 2, marzo-abril 2013.