header icons
header icons

Justicia en la economía no es socialismo: El Trabajador Católico y los trabajadores

A los ojos de algunas personas, el decir “trabajador” o Trabajador Católico le da al movimiento del Trabajador Católico mala fama, incluso hoy en día.

Nos sorprendió bastante cuando alguien a quien habíamos conocido por más de veinte años nos presentó a un colega como las personas que podrían explicar las partes buenas del socialismo. “¿Qué?” exclamamos. “No somos socialistas!” -Entonces, ¿por qué llaman a su periódico El Trabajador Católico de Houston? ”

La misma pregunta surgió cuando decidimos construir un edificio a mediados de la década de 1980 para sustituir a algunos edificios que habían sido destruidos por el fuego. Fuimos referidos a un contratista local católico que construía muchos edificios de la comunidad católica. Aquel contratista tenía dudas acerca de nosotros por la palabra “trabajador” en el Trabajador Católico. Él estaba preocupado por el socialismo. El obispo local nos ayudó a convencerle de que éramos personas correctas.

Al igual que el Trabajador Católico en Nueva York en sus primeros días, la Casa Juan Diego desde sus inicios en 1980 ha recibido y tratado de ayudar a los trabajadores y especialmente a  aquellos que están desempleados. Seguimos la tradición, aunque nuestro énfasis particular ha sido en los trabajadores refugiados e inmigrantes.

De la misma manera que Dorothy Day y Peter Maurin buscaron ayudar a los trabajadores, nosotros en la Casa Juan Diego buscamos ayudar a los trabajadores que luchan por mantener a sus familias. Hemos desarrollado una cooperativa para que puedan trabajar legalmente después de que la ley de Inmigración de 1986 fue aprobada.

Dorothy y Peter comenzaron su movimiento durante la Gran Depresión, cuando el número de desempleados en los Estados Unidos fue asombroso. El veinticinco por ciento de la población se encontraba sin trabajo en esos momentos. La situación era sombría. Los tiempos eran tan terribles que los hombres que no podían encontrar trabajo a veces tenían que dejar a sus familias para no ser una boca más que alimentar.  Dorothy y Peter vieron incluso a los trabajadores que eran católicos escuchar la retórica del partido comunista, ya que esta utiliza como estrategia para ganar adeptos tanto el lenguaje de los derechos de los trabajadores como el de las preocupaciones que los trabajadores sienten. Aunque la gran mayoría de los trabajadores no eran comunistas, sino “de todos los colores políticos y credos,” como dijo Dorothy, muchos trabajadores industriales, mineros, obreros y los desempleados se estaban sintiendo atraídos por el comunismo. A los trabajadores, sintiendo la gran opresión y la desesperación del desempleo, les parecía que el Partido Comunista era el único que entendía su sufrimiento y que estaba haciendo algo por ellos.

El comunismo fue intelectualmente fascinante para muchos en la década de 1930 en los Estados Unidos. Dorothy, que ya había probado el socialismo antes de que ella se convirtiera al catolicismo, decidió no tan sólo condenar al comunismo y al socialismo, sino crear una alternativa. La gran ironía de su vida es que, si bien fue acusada a veces de ser un comunista, ella y Peter desde el principio presentaron una visión diferente para los católicos que de otra manera podrían haberse convertido al comunismo en la desesperación que sufrían debido a la Gran Depresión económica en todo el mundo. Ellos trajeron a los trabajadores las enseñanzas de los Papas sobre la dignidad y los derechos de los trabajadores.

Dorothy se preguntó “¿Por qué no podríamos escribir un periódico de y para los trabajadore s ? Un periódico que no fuera comunista (o socialista tampoco), un periódico que viniera de la fe en lugar de abrazar el ateísmo?” Y es por eso que el periódico que Peter Maurin había pedido a Dorothy que fundara y editara se llamaría El Trabajador Católico , como respuesta católica al periódico comunista El Diario del Obrero Comunista.

Dorothy y Peter no sólo comenzaron un periódico (que pronto llegó a tener una circulación muy grande), sino que ellos también dieron mucha ayuda práctica a los trabajadores y los desempleados. El movimiento del Trabajador Católico empezó a dar ayuda inmediata en Casas de Hospitalidad y comedores de los pobres. Una taza de café y un poco de queso cottage o confitura de manzana sobre el pan, por ejemplo, era el tipo de menú común en esos días que un gran número de hombres se formaban en fila para el desayuno, por lo menos cuando no tenían otra cosa para dar.

El Trabajador Católico se basa en la fe, una fe cuya riqueza Dorothy y Peter deseaban presentar a los lectores en toda su plenitud, incluyendo la dimensión social. El periódico se basaría en una comprensión católica del trabajo, y en las encíclicas de los últimos pontífices, comenzando con la revolucionaria encíclica Rerum Novarum del Papa León XIII, que apoyó la organización de los sindicatos en un momento cuando los sindicatos eran ilegales y los trabajadores tenían poca o ninguna protección. El periódico El Trabajador Católicopresentó una alternativa al sistema económico que había dejado el orden social de mal en peor. El Trabajador Católico se basó en la no violencia y el amor en lugar de la lucha de clases violenta que el Diario del Obrero  Comunista predicaba.

Cyril Echele, uno de los primeros Trabajadores Católicos, ha afirmado que lo que la mayoría de la gente no sospecha es que  el movimiento del Trabajador Católico “sin darse cuenta puede haber hecho más para detener la marea hacia el comunismo en los Estados Unidos que cualquier otro esfuerzo concertado hasta la actualidad.”

Dorothy y Peter cuestionaron activamente a un sistema económico que creó tanta pobreza, y al mismo tiempo ofrecieron solidaridad y una visión más grande a aquellos trabajadores cuyo único apoyo que parecía venir de las medias verdades propagadas por los organizadores comunistas. A pesar de que los comunistas se oponían a la dura realidad del orden social y daban su apoyo a los trabajadores, Dorothy pronto entendió que la ideología comunista, en última instancia, ofrece a los pobres tan sólo una esperanza para la salvación a través del materialismo, el cual es fallido. La posibilidad de que algunos pudieran confundir su participación en las causas por la justicia con el comunismo no disminuyó la convicción y el trabajo de Dorothy de que la fe cristiana no puede separarse de la preocupación por las víctimas de las fallas del sistema económico.

Dorothy explicaba la razón por la que incluyó la palabra “católico” en el nombre del periódico en su autobiografía: “Muchas veces nos han preguntado por qué hablamos de obreros católicos, y porque llamamos así el documento. Por supuesto que no fue sólo porque somos nosotros los que estábamos a cargo del periódico, sino también porque hemos querido influir en los católicos. Eran nuestra gente, y nos hace reaccionar de forma pronunciada la acusación de que cuando se trata de la moral privada, los católicos brillan, pero cuando se trata de la moral social y política, los católicos parecen a menudo sin conciencia.”

Los participantes en El Trabajador Católico y otros voluntarios llevaron El Trabajador Católico no sólo a Union Square y a reuniones comunistas para mostrar la alternativa, sino también a Wall Street para repartir copias después de las conversaciones allí. Los Trabajadores Católicos pregonaban su periódico en las calles de Nueva York para mostrar a los desempleados que no tenían que tornar al comunismo y las falsas esperanzas que este alentó. Dorothy escribió en el período junio-julio 1933 TC sobre la respuesta a la presencia de Trabajadores Católicos en Union Square ese primer día de mayo de 1933, donde tantos, y los comunistas en particular, se sorprendieron al encontrar los católicos que estaban allí para refutar las afirmaciones de los comunistas:

“La multitud en Union Square se detuvo para contemplar el 1 de mayo, no sólo a las masivas procesiones, bandas ruidosas y a las banderas rojas, sino también a los letreros que decían El Trabajador Católico, que aparecieron y se distribuyeron por todas partes. Los comunistas que hacían sus discursos públicos francamente se sorprendieron de que los católicos se hubieran aparecido y estuvieran refutando sus afirmaciones de que la Iglesia de Roma solamente estaba interesada en exprimir el dinero de la gente para enviarlo a Roma. Aún más sorprendente para ellos fue la revelación de que el catolicismo ha definido un programa social para ayudar al trabajador.”

El trabajo de Dorothy Day y Peter Maurin se afirma en el Catecismo de la Iglesia Católica :

“Dios bendice a los que ayudan a los pobres y reprueba a los que se niegan a hacerlo: Jesucristo reconocerá a sus elegidos en lo que hayan hecho por los pobres (cf Mt 25, 31-36). La buena nueva ‘anunciada a los pobres’ es el signo de la presencia de Cristo.” (#2443)

El Trabajador Católico de Houston y las realidades de nuestro tiempo

En una era diferente, el Trabajador Católico de Houston trata de hacer lo que los primeros Trabajadores Católicos hicieron. A medida que leemos las encíclicas Rerum Novarum yAnno Quadrigesimo , somos influenciados y nuestro trabajo es afirmado por la encíclica social de Juan Pablo II, Laborem Exercens , donde enseña que la moralidad de cualquier sistema económico debe juzgarse por cómo los trabajadores son tratados, y más recientemente, la gran encíclica del Papa Benedicto XVI, Caritas in Veritate (Caridad en la Verdad).

En los últimos treinta años hemos estado recibiendo a los trabajadores, desesperados por trabajar para ayudar a sus familias, que han sido desarraigadas por el actual sistema económico mundial. Recibimos llamadas diarias de los hospitales en Houston, que nos llaman para que recibamos o para que ayudemos a las familias de los trabajadores lesionados que no tienen a nadie más para ayudarles porque son indocumentados. Algunos de estos trabajadores se encuentran paralizados. Ellos han trabajado en condiciones tan peligrosas como las descritas en la Rerum Novarum .

Hoy, el peligro no son las grandes reuniones comu-nistas, que ya no existen. Es, más bien, lo que el Papa Juan Pablo II llamó el nuevo feudalismo. La Edad Media y el feudalismo suelen ser criticados por ser un tiempo horrible, cuando los siervos tenían pocas posesiones materiales y tenían que dar su lealtad a un terrateniente. Una de las más fuertes críticas de la Edad Media es la brecha tan enorme entre ricos y pobres que existía.

En la economía global actual, un gran número de trabajadores se encuentran en una posición similar a la de los siervos de la Edad Media. Estamos hablando aquí de los que trabajan en las maquiladoras o plantas fuera del lugar de origen de la compañía dueña de ellas. Estamos hablando aquí de la gente que perdió sus tierras y entró en la miseria cuando implementaron el Tratado de Libre Comercio de America del Norte (TLCAN), y ahora sólo pueden obtener trabajo de temporada en el campo. Incluso estos antiguos ejidatarios han tenido que ponerse a trabajar para otros en tierras que antes les pertenecían. Los trabajadores indocumentados en los Estados Unidos, a menudo son mal pagados o incluso se les engaña y se les roban sus magros salarios.

Incluso antes de que se popularizara el enviar los empleos a los mercados de trabajo donde los salarios son más baratos, y de que aprobaran los tratados llamados “de libre comercio”, los efectos de las políticas de “ajuste estructural” que los países se vieron forzados a aceptar al recibir ayuda en forma de préstamos del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional han perjudicado a los trabajadores en muchos países.

¿Qué es la moral?

La misma Dorothy Day hizo hincapié en que los católicos pueden tener diferentes puntos de vista sobre política y economía. Eso no significa, sin embargo, que la Iglesia aprueba las prácticas que oprimen a los trabajadores de manera inhumana.

Algunos de los católicos más vociferantes dicen que uno no tiene que escuchar al Santo Padre, a menos que lo que diga tenga que ver con la fe y la moral, y que él y los obispos católicos del mundo no deberían ni siquiera molestarse en hablar de los efectos que las prácticas económicas pueden tener sobre los trabajadores y sus familias. Las voces más estridentes provienen del Instituto Acton y otros comprometidos con el libertinaje y el calvinismo económico. El tratamiento injusto a las personas, sin embargo, incluyendo a los trabajadores cuyas familias mueren de hambre, también puede ser considerado como un asunto de fe y la moral y es condenado en el Catecismo de la Iglesia Católica , siguiendo la tradición de las Sagradas Escrituras:

“El salario justo es el fruto legítimo del trabajo. Negarlo o retenerlo puede constituir una grave injusticia (cf Lv 19, 13; Dt 24, 14-15; St 5, 4). Para determinar la justa remuneración se han de tener en cuenta a la vez las necesidades y las contribuciones de cada uno. ‘El trabajo debe ser remunerado de tal modo que se den al hombre posibilidades de que él y los suyos vivan dignamente su vida material, social, cultural y espiritual, teniendo en cuenta la tarea y la productividad de cada uno, así como las condiciones de la empresa y el bien común’ (GS 67, 2). El acuerdo de las partes no basta para justificar moralmente la cuantía del salario.” (#2434)

Benedicto XVI ha continuado la tradición papal de defensa de los pobres y los trabajadores en su reciente encíclica, Caritas in Veritate . La forma en que algunos famosos católicos en los Estados Unidos critican y mal interpretan la encíclica es similar a la reacción de los que mal interpretaron el trabajo de Dorothy y Peter con El Trabajador Católico, y que lo veían como relacionado con el socialismo.

Nueva aclaración del Vaticano

El nuevo jefe del Consejo Pontificio para la Justicia y la Paz, el Cardenal Turkson, dijo en una reciente entrevista con la Agencia Católica de Noticias (CNA) que alguna terminología clave en Caritas in Veritate ha sido mal interpretada por algunos en los Estados Unidos. CNA informó que el cardenal aclaró el significado de algunos de los términos:

“Nos enteramos de que parte del vocabulario que se usa de manera común y se dá por sentado no siempre tiene el mismo sentido, o puede haber tenido algunos matices que a veces se pierden debido a la forma en que términos se utilizan en el contexto político de Estados Unidos,” El Cardenal Turkson dijo. Y añadió que el Vaticano se complace por la respuesta al documento. Pero dijo que la reacción de algunos sectores de la audiencia en los Estados Unidos fue in-esperado….”

El Cardenal Turkson “hizo hincapié en que el malentendido no es un problema general o generalizado entre los católicos de EEUU. “Pero,” dijo, “en ciertos círculos… hay una dificultad. Por ejemplo, la enseñanza del Papa sobre los temas de la “justicia social” ha sido erróneamente vinculada con el “socialismo” y “comunismo.” Como resultado de ello,” indicó, “la gente confunde lo que dice el Papa con la promoción de soluciones socialistas o guberna-mentales a los problemas sociales.”

“El Consejo también ha aprendido que las palabras como “social” y “solidaridad” pueden haber sido devaluadas por los lectores estadounidenses por su conexión con la percepción de los regímenes comunistas como la Unión Soviética ” dijo.

“El cardenal Turkson explicó que en el pensamiento de la Iglesia, la justicia social implica obligaciones de los ciudadanos y las responsa-bilidades para garantizar la equidad y las oportunidades en sus comunidades y sociedades.”

“Si bien esto puede incluir la adopción de políticas gubernamentales y programas específicos, el énfasis de la enseñanza social católica es el de las obligaciones que se derivan de las relaciones entre los ciudadanos en las sociedades.”

“El respeto, la com-prensión y el cumplimiento de esas demandas constituyen nuestra justicia,” dijo.

“Esto está en contraste con el socialismo, explicó, que es una ideología en la que la propiedad privada y los intereses privados son puestos al servicio de las políticas guberna-mentales.”

“El cardenal Turkson dijo que el Consejo también se sorprendió de que el concepto del ‘regalo’, que el Papa propuso, fue percibido en algunos círculos como el fomento de dádivas de asistencia social de parte del gobierno.”

En Caritas in Veritate , el Papa Benedicto XVI describió el concepto de “regalo” como una manera de entender el amor de Dios para los hombres y mujeres en su don de la vida y su don de Jesús. “El regalo,” el cardenal Turkson explicó, es “una idea muy básica, y una profunda expresión teológica sobre la relación de Dios con la humanidad, o de la motivación para todo lo que Dios hace en el mundo, y no es lo mismo que una limosna.”

“El cardenal Turkson instó a los católicos estado-unidenses y los líderes gubernamentales y económicos para dar una lectura concienzuda a Caritas in Veritate ”.

Economía de Comunión

Uno de los ejemplos prácticos que el Papa Benedicto XVI ha usado en Caritas in Veritatees la Economía de Comunión, desarrollado por el Movimiento de los Focolares. Cuando se comprende el concepto de La Economía de Comunión, se puede comprende mucho más esta idea en la encíclica, y las recomendaciones que en esta se hacen. Esto puede ayudar a disipar los malen-tendidos a que surgen cuando la gente confunde la solidaridad con los pobres con el socialismo y el comunismo.

Trabajador Católico de Houston, Vol. XXXI, No. 1, enero-febrero 2011