header icons
header icons

El martir católico Franz Jagerstatter, modelo de objeción de conciencia, será beatificado

A principios de junio el Vaticano anunció que el Papa Benedicto XVI habia autorizado la Congregación por las Causas de los Santos a publicar su de-claración del martirio católico de Franz Jagerstatter. Han publicado que su beatificación tomará lugar el 27 de octubre del 2007 en Linz, Austria, donde tenía su granja y trabajaba en la parro-quia. Así la Iglesia reconoce el rol de conciencia en la guerra.

Franz Jagerstatter era un austriaco que fue martirizado porque rehusaba ser conscripto del ejercito Nazi. El dijo que él no podia participar en una guerra injusta, y por esto el padre de tres niñas fue decapitado dentro de seis meses de su arresto.

Franz no solo era un objetor de consciencia a la guerra, pero era un objetor de consciencia selectivo. El no podia unirse a la lucha que él creía moralmente mala.

Todas las historias biográficas de Jagerstatter mencionan su juventud algo desordenado y luego en algún momento una más profunda convicción religiosa como joven.

De acuerdo con Gordon Zahn que investigó y escribió el libro convincente, In Solitary Witness: The Life of Franz Jagerstatter ( En testimonio Solitario: La vida de Franz Jagerstatter) , Holt, Rinehart and Winston, 1964, el mártir creía que él no podia ser un soldado en una guerra injusta patrocinada por un gobierno determinado en expansionismo imperialista y en el sacrificio de inocentes, presentándose asi mismo como un substituto para la religión, que veía y trataba a su Iglesia como el enemigo.

Zahn hace énfasis que después de su profunda conversión, Franz asistía a la Misa diariamente, ayunaba y oraba. Además de ser un granjero, el era el sacristán de su parroquia. El y su devota esposa hicieron un peregrinaje a Roma durante su luna de miel. Jagerstatter fue hecho miembro de la Tercera Orden de San Francisco de Asis, que desalentaba y aun prohibía el servicio militar. Zahn presenta a Jagerstatter como un contemplativo en el mundo que tomó la decisión de no participar en esa guerra por su fe católica.

El fue reclutado en 1940 y reportó por aproximadamente seis meses de entrenamiento. Luego regresó a su pueblo, San Radegud, jurando desobediencia a más ordenes militares.

Un Tren al Infierno

Cuando Gordon Zahn visitó a la viuda de Jagerstatter, ella le presentó los documentos y los escritos del mártir. El libro incluye esos escritos con respecto a su decisión de resistir.

El libro de Zahn en particular destaca el sueño que influenció a Jagersttater a su decisión:

“Permítanme empezar con la descripción de la experiencia que tuve una noche de verano de 1938. Primero yo estaba despierto en mi cama hasta casi la medianoche, sin poder dormir aunque no estaba enfermo: Sin embargo debo haber quedado dormido. De repente ví a un hermoso ferrocarril brillante que circulaba alrededor de una montaña. Chorros de niños y adultos tambien se apresuraban al tren y no podían ser contenidos. Preferiría no decir cuantos adultos no fueron participes, en subir en este tren. Luego escuché una voz cercana que me decía: Este tren va al infierno.”

“Al principio este tren viajero era una especie de acertijo, pero cuanto más tiempo nuestra situación continuaba, sé hacía más claro el significado del tren para mí. Hoy día me parece que es un símbolo de nada más que el Socialismo Nacional (Nazismo), que en ese entonces se estaba iniciando (o mejor dicho se estaba infiltrando) entre nosotros como el NSDAP, NVW, NVF, HJ, etc. En breve, toda la gente de la comunidad Socialista Nacional junto con todos aquellos que se sacrifi-caban y peleaban por eso…

“Había solo dos alternativas posibles: Participación en la comunidad del Socialismo Nacional (Nazismo), y contribu-ciones a las cajas rojas tambien, debería o ayudar o estorbar a nosotros los católicos en nuestros esfuerzos por la salvación.

“Yo creo que Dios me ha indicado claramente por medio de este sueño, o revelación, y me ha convencido en mi corazón como debo responder a esta situación: Debería yo ser un Socialista Nacional (Nazi) o un Católico? Yo quisiera gritar a todos los que están montados en este tren: ‘Salten antes de que este tren llegue a su destino. Aun ¡si les cuesta la vida!’” [Los muchos niños subiendo al tren en el sueño pueden haber sido interpretados por Franz como una referencia a la presión a los jóvenes para participar en la Juventud de Hitler, a la que él estaba muy opuesto. El se aseguró que su ahijado no participase. Es significativo que aunque el Papa Benedicto XVI, que declaró a Jagerstatter como un mártir, participó por un corto tiempo en la Juventud de Hitler, él 'rápidamente abandonó el tren'.]

Cuando todos los demás en su comunidad estaban adoptando el saludo requerido, “Heil Hitler,” Franz reexpondría “Pfui Hitler” Sus meditaciones y conclusiones sobre el impacto de la presencia Nazi en Austria nos ayuda a entender su rechazo a participar en ningún nivel:

“Cristo tambien demanda una confesión publica de nuestra fe, asi como el Fuhrer, Adolfo Hitler, lo hace con sus seguidores. Los mandamientos de Dios nos enseñan, por supuesto, que tambien debemos obediencia a nuestros gobernantes seglares, aunque no sean cristianos. Pero solo si no nos obligan a hacer nada malo, por que debemos obedecer a Dios antes que a los hombres.”

Otros, incluyendo a sacerdotes, trataron de convencer a Jagerstatter a cambiar su mente, para asi poder salvar su vida, especialmente puesto que tenia esposa y tres pequeñas hijas. Jaggerstatter, sin embargo, expresó su creencia que tal vez lo mejor que podia hacer por su familia seria rehusar a cooperar con los Nazis. El prefería que sus hijos tuvieran un padre mártirizado por seguir a Cristo que un Nazi por padre.

En sus escritos Jagerstatter responde a algunos de los argumentos utilizados por sus conciudadanos para defender o racionalizar el seguir a la ocupación Nazi y participar en ella, aun peleando por ella. “Uno casi siempre puede oír a católicos que dicen que en esta guerra la pelea de Alemania probablemente no sea tan injusta puesto que después de todo están peleando por la destrucción del Bolchevismo (Comunismo Soviético).” Su respuesta. “Cuando cualquiera ha tomado las armas para destruir a la cristiandad (como la gente a menudo ha pensado ellos podrían en el pasado), la sangre de sus víctimas siempre se ha convertido en la nueva semilla y los retoños de la que la cristiandad ha florecido de nuevo con más vitalidad que antes. Ahora ¿esto no podría pasar de nuevo si uno derrama sangre soviética? ¿No se convertiría esta en una nueva semilla? ¿Somos los cristianos de ahora tal vez más sabios que Cristo mismo? ¿Tal vez alguien piensa que este masivo derramamiento de sangre podría salvar a la cristiandad europea de la derrota o convertirla en un nuevo florecimiento?

El testmonio Jagerstatter se aplica a Irak

La declaración del Papa Benedicto sobre el martirio de Jagerstatter da tremendo estimulo no solo a los objetores de conciencia a todas las guerras, sino tambien especial-mente a aquellos que creen que estaría equivocado a que ellos participaran en el actual conflicto en Irak. La declaración del martirio de un objetor de consciencia selectivo es una declaración de profunda verdad y una nueva llamada a las enseñanzas de Jesús a un nivel práctico.

Específicamente, este paso del Papa Benedicto XVI da esperanza y apoyo a los católicos y otros que han venido a creer que no pueden participar en el conflicto presente. El Centro on Conscience and War, que aconseja al personal militar en descargas de objeción de consciencia, informó a principios de junio del 2007 que cientos de soldados han solicitado el estado de objetor de conciencia justo antes de enero de este año. Desafor-tunadamente, como en guerras previas, a menudo estas solicitudes no han sido aprobadas u un número de estos objetores de conciencia han ido a prisión por rechazar el tener que pelear en Irak.

Mientras estábamos hablando con una inmigrante que se llama Martha que cuidó a uno de los trabajadores indocumentados paralizados que ayudamos hasta su muerte hace unos meses. Después de una intenso día de reuniones con una persona sufriente o desesperada después de otra, mencionamos la decisión del Santo Padre sobre el martirio de Jagerstatter como fuente de esperanza. .

Su inmediata respuesta vino de su conocimiento de la corte marcial y prisión de Camilo Mejia en el 2004. Mejia, el hijo nde un conocido cantor Nicaragüense, había estado en el ejercito  de los EUA, entonces en la Guardia Nacional de Florida, y fue enviado a Irak, donde fue un soldado ejemplar y popular. Pero de acuerdo al Center for Common Dreams mientras los otros soldados no sabían, Camilo estaba cambiando al experimentar el horror de la guerra – las peleas de fuego, las emboscadas, el uso excesivo de fuerza. El vio a los iraquíes cambiar rápidamente de bienvenida a hostilidad.

El también estaba profundamente perturbado por el abuso de los prisioneros iraquíes que vio. De hecho, meses antes de la aparición de las fotos de Abu Graib, Camilo se quejó a sus compañeros sobre las condiciones en un campo de detención provisional cerca del aeropuerto de Bagdad donde los iraquíes eran arbitrariamente arrestados y detenidos, y donde él y sus hombres eran dirigidos por tres interrogadores no identificados para “ablandar” a los prisioneros en el interrogatorio. Ellos fueron instruidos en simular ejecuciones de engaño, presionando el gatillo de las pistolas cerca de los oídos de los prisioneros encapotados, o golpear en metal con estrépito las paredes con martillos pesados para mantener a los prisioneros despiertos por más de 48 horas.

“El 15 de marzo del 2004, rodeado de su familia y partidarios del movimiento anti – guerra, Camilo se rindió a las autoridades militares y solicitó el descargo del ejército como objetorde consciencia. El se convirtió en el primer veterano de Irak a desafiar la moralidad de la guerra al rehusar luchar.

“El equipo de abogados y expertos de Camilo, incluyó a Louis Font, objetor de consciencia de Vietnam y graduado de West Point y profesores internacionales de leyes Francis Boyle y Jules Label, amenazaron hacer del juicio una acusación explosiva de toda la guerra. Y dado el ultraje global contra la tortura de los prisioneros iraquíes, la defensa planeó enseñar que los meses antes que los abusos se hicieran públicos, Camilo ya había hablado contra el tratamiento cruel de los prisioneros, asi como la matanza de civiles y muertes innecesarias de soldados norteamericanos.

“Pero el juez militar Coronel Gary Smith rápidamente suprimió esos cargos, excluyendo asuntos relacionados a la legalidad de la guerra, el abuso de prisioneros, y el reclamo de Camilo como opositor conciente de la guerra. Al negar todas las mociones de defensa, el juez negó la posibilidad de un juicio imparcial y justo a Camilo.

“Que increíble ironía que estuviéramos persiguiendo a soldados en Irak por violaciones a la ley internacional y estuviéramos persiguiendo a un soldado porque rehusaba hacer las mismas cosas, dijo el ex Fiscal General General Ramsey Clark, un miembro del equipo de defensa de Camilo”.

“Daniel Ellsberg de la fama de los Papeles del Pentágono estaba de acuerdo que Camilo es un héroe “Sargento Mejia sirvió a su país bravamente y bien en Irak, pero está sirviendo al país mejor y tan bravamente, en su rechazo a participar más en lo que él correctamente identifica como una guerra ilegal que utiliza medios ilegales.”

Camilo fue sentenciado a la cárcel por un año. El sitio web Common Dreams publicó su carta desde la prisión:

“Yo fui enviado a Irak en abril del 2003 y regresé a casa por una ausencia de dos semanas en octubre. El ir a casa me dio la oportunidad de poner mis pensamientos en orden y luego escuchar a lo que mi conciencia tenía que decirme. La gente me preguntaba sobre mis experiencias y al contestarles me acordé de todos los horrores – las peleas de fuego, las emboscadas, los momentos en que vi a un joven iraquí jalados por los hombros a través de una laguna de su propia sangre o de un hombre inocente decapitado por nuestro fuego de ametralladora. El tiempo en que vi a un soldado quebrado adentro porque había matado a un niño. O un viejo en sus rodillas, llorando con sus brazos extendidos al cielo, tal vez preguntando a Dios porque habíamos tomado al cadáver de su hijo.

“Yo pensé en el sufrimiento de la gente cuyo país estaba en ruinas y que estaba aun más humillada por las incursiones, patrullas, y las quedas de un ejercito de ocupación.

“Y me dí cuenta que ninguna de las razones que se nos habían dicho eran verdad. No habían armas de destrucción masivas, no había ningún vínculo entre Saddam Hussein y Al Qaeda. No estábamos ayudando a la gente de Irak y la gente de Irak no nos quería más allá. No estábamos previendo el terrorismo o haciendo a los norteamericanos mas seguros. No podia encontrar ninguna buena razón por haber estado allá, por haber disparado a la gente y servirles de blanco.

“Yo me dí cuenta que era parte de una guerra que era inmoral y criminal … Me dí cuenta que actuar en mis principios era incompatible con mi rol militar, y decidí que no podia regresar a Irak …”

La preocupación de Marta cuando escuchó de la oposición consciente de este soldado fue que su joven hijo no debía ser puesto en esta situación. Ella sabia que ahora mismo no hay reclutamiento militar, pero que la pobre juventud hispánica de los EUA son reclutados tempranamente en el entrena-miento del ejercito que se llama ROTC con la promesa de asistencia posterior del pago de la matricula de la universidad. Martha juró nunca permitir a su hijo participar en el ROTC. Esto no puede ser tan fácil de lograr. La secundarias vecindarios de bajos ingresos que sirvan a los mexicano -americanos y a la juventud de los inmigrantes están saturadas de la presencia del ROTC. Las escuelas públicas de 6to a 8vo grado tienen ROTC como uno de sus cursos electivos. Cuando un estudiante que estaba en la Casa Juan Diego se transfirió en la mitad del año, ese estudiante fue colocado en ROTC simplemente porque no había espacio en las otras clases electivas.

La ironía es que los niños de los indocumentados, que están despreciados por muchos simplemente por ser indocumentados, son enviados a pelear las guerras de los EUA en tierras extranjeras.

Que Franz Jagerstatter dé a todos la esperanza y el valor para vivir según sus consciencias a pesar de las presiones de la sociedad y pobreza.

 

De El Trabajador Católico de Houston, Vol. XXVII, No. 6, septiembre-octubre 2007.